White void text

Ley de dependencia

Imagen de enric b.

En el foro de esquizofrenia se han planteado algunas consultas sobre la aplicación de esta ley española, en el caso de pacientes con trastorno esquizofrénico. Se promulgó la Ley de Dependencia como: LEY 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia. Su entrada en vigor fue el 1 de enero de 2007.



En el título preliminar se define "Dependencia" como el estado de carácter permanente en que se encuentran las personas que, por razones derivadas de la edad, la enfermedad o la discapacidad, y ligadas a la falta o a la pérdida de autonomía física, mental, intelectual o sensorial, precisan de la atención de otra u otras personas o ayudas importantes para realizar actividades básicas de la vida diaria o, en el caso de las personas con discapacidad intelectual o enfermedad mental, de otros apoyos para su autonomía personal.

El artículo 26 de esta ley clasifica tres grados de dependencia en función de las menores a mayores limitaciones que tenga la persona para su autonomía personal: Grado I. Dependencia moderada; grado II. Dependencia severa; y grado III. Gran dependencia cuando por la pérdida total de autonomía física, mental, intelectual o sensorial, necesita el apoyo indispensable y continuo de otra persona o tiene necesidades de apoyo generalizado para su autonomía personal.

En el caso de personas con un diagnostico psiquiátrico se plantean algunas consideraciones. En general la mayoría de pacientes con enfermedad mental no pasarían de forma positiva los ítems de la valoración para obtener el beneficio de la dependencia. Además, si se consigue la dependencia se pierde la posibilidad de acceder a los Dispositivos Asistenciales de Salud Mental (pisos, residencias, etc.).

Cuando el paciente con enfermedad mental tiene mas de 60 años y sufre otras patologías orgánicas que dificultan su autonomía, los medios asistenciales ya solicitan normalmente dicha valoración. También se tramita la ley de dependencia para el familiar mayor con quien convive el paciente con trastorno mental, en los casos que según valoración social se encuentre una grave problemática familiar y económica,

Es evidente que la aplicación de la ley de dependencia podría solucionar los problemas sociales de algunos pacientes con trastorno esquizofrénico, pero por otro lado, no debemos olvidar que el objetivo deseable para la mayoría de estos pacientes va en otra dirección:  Su completa integración en la sociedad con plenos derechos y la desaparición del estigma.



Bibliografia:

Fuente e imagen: Jefatura del Estado Español (BOE número 299 de 15/12/2006).
http://www.boe.es/aeboe/consultas/bases_datos/doc.php?coleccion=iberlex&id=2006/21990




Autor: Enric Buisán
Fecha: 16/11/2009
Fecha Últ.Modificación: 19/10/2011